Image not available

Suscríbete y obtén promociones

Nombre: Email:

  • English
Inicio » huesos y articulaciones » ÁCIDO HIALURÓNICO EN EL TRATAMIENTO DE LA ARTROSIS (OSTEOARTRITIS)

ÁCIDO HIALURÓNICO EN EL TRATAMIENTO DE LA ARTROSIS (OSTEOARTRITIS)



El ácido hialurónico es un polisacárido (combinación de carbohidratos-azúcares) del tipo de glucosaminoglucanos que se configura alostéricamente como los sulfatos de la condroitina. En el cuerpo humano existe en el tejido sinovial (articulación), humor vítreo (ojo) y en el tejido conjuntivo. El ácido hialurónico es trascendental dentro de la homeostasis (regulación) de la función articular.  Este hecho es el que ha llevado a generar un gran interés sobre su uso en el tratamiento de la artrosis ya que la degeneración del cartílago se acompaña de la disminución de la concentración de este ácido.
El uso más popular del ácido hialurónico, curiosamente, se dio en el campo de la medicina estética. Este ácido tiene la capacidad de retener agua y permite hidratar la piel y colaborar en el proceso de reconstitución de los tejidos de la piel. En este campo se le han atribuido propiedades antiarrugas aunque no han sido comprobadas con todo el rigor científico.
En la artrosis la mayor experiencia que existe es en su aplicación en las rodillas, también se aplica en la articulación sacroilíaca, caderas, pies, articulaciones interfascetarias, hombro y mandíbula. Aún no existe un consenso total sobre los mecanismos de acción que puede tener la aplicación del ácido hialurónico en el tratamiento de la artrosis pero se acepta que en parte es debido al reemplazo del ácido perdido dentro de la articulación, también se ha propuesto que podría tener actividad directa sobre las células productoras del cartílago. 

Los ensayos clínicos que se han realizado en seres humanos con artrosis han mostrado resultados contradictorios. Existe aún controversia y debate sobre si la aplicación es superior o no al placebo (comparador de cualquier tratamiento ya que es el efecto que puede lograrse con cualquier intervención, incluso agua). Tampoco se ha podido establecer si su aplicación es superior a otras inyecciones intraarticulares ya conocidas como lo son las infiltraciones.  Esto es de gran importancia si se tiene en cuenta que los tratamientos de inyección del ácido hialurónico son bastante costosos. Algunas de las razones para explicar los inconvenientes de estos hallazgos son deficiencias metodológicas de algunos estudios y problemas con la estandarización de la forma y dosis de administración.

Con la mejor evidencia disponible hasta la actualidad no puede darse por sentado que el tratamiento no funcione pero tampoco permite establecer si es un tratamiento superior a los ya existentes. Si está pensando realizarse la aplicación lo mejor es recibir una asesoría personalizada con el reumatólogo u ortopedista, tener en cuenta esta información y la retroalimentación del profesional sobre la experiencia que ha tenido con la aplicación del medicamento. 

Deje su Opinión

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos deben ser marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Menú Menú
x
Menú
[%%LINKS%%]